denegro.com

3 cosas que apestan del iPhone

December 15th, 2007, 4 comentarios

Para mi amigo Juan:

Es una pasada de cacharro, desde luego a años luz de cualquier mobile internet device que yo haya manejado. Sabía que tenía carencias, como la falta de flash en el navegador, pero hay más cosas no tan comentadas e igual de decepcionantes. Destaco estas 3:

  • La entrada de cascos no admite cualquier par de auriculares con minijack: aunque el echufe es estándar, el acceso a éste es más largo y estrecho de lo normal y sólo se pueden usar cascos Apple o de otra marca diseñados ad hoc.
  • No se puede gestionar la música manualmente. Repito: no puedes coger una canción y arrastrarla al iPhone. La gestión se hace sólo a base de sincronizar tu colección entera o ciertas listas de reproducción. Esto, para mí, hace la función iPod infinitamente menos atractiva, si no inútil.
  • No es compatible con otros accesorios de iPod: por ejemplo, el mando-radio.

De Twitter y "el mundo real"

December 15th, 2007, 3 comentarios

El otro día, a cuento del último capítulo de enjuto mojamuto, estuvimos explicando a unos amigos qué era Twitter, en 2 turnos, porque Judy llegó a mitad de conversación, y se repitieron estas 2 preguntas:

  • ¿Pero esa web existe de verdad?
  • ¿Y qué utilidad tiene eso?

¡Y nada!

Léete las putas instrucciones

December 3rd, 2007, Un comentario

He sido víctima de un claro caso de RTFM, curado por suerte con un JFGI.

Todo ocurrió cuando no pude conectarme al recién recibido Livebox de Orange y le eché rápidamente la culpa al recién instalado Leopard. Nada como mirar el manual y ver que el router en cuestión tiene un botón que “lo pone en modo asociación”, pero a mi me ha costado mis googleos.

Bolardos

December 3rd, 2007, 8 comentarios

Aprendí la palabra bollard en Cambridge, porque a Juan y a la RuRu les hacía gracia lo de “Mind the rising bollard” o algo así.

Si conduces coche, hay bastantes probabilidades de que te hayas topado con uno de esos palos antiaparcamientoaceril que adornan nuestras ciudades. Sirven, como su propio nombre indica, para que no aparques en la acera y así se pueda pasar, por ejemplo, en silla de ruedas.
Nunca llevo cámara cuando paso por una esquina que me encanta, en una calle de Toledo: hay una rampa para acceder a un portal con carrito o silla de ruedas que ocupa la mitad de la acera. En la otra mitad, muy estrecha, han colocado un bolardo para que los coches no se suban; ahora no aparcan encima, pero tampoco cabe una silla de ruedas.

El centro de Madrid está lleno, sobre todo si vas mirando a las musarañas o escribiendo un sms, y si no que se lo digan a mis espinillas. Todo esto viene a cuento de que el otro día en París me llamó la atención la altura de semejante pieza de arquitectura pop urbana:

Un bolardo en París

Por desgracia en la foto no hay otros objetos como referencia de tamaño, pero digamos que miden 1.20m de alto. Me gustan: enseguida me di cuenta de que el bolardero había pensado en el peatón, pero también en el conductor que mira por el retrovisor para aparcar y en ese otro peatón que no sólo anda, que también escribe mensajes, se da la vuelta a mirar el culo de la que acaba de pasar o busca suelto para el bus.

Buscando la foto (gracias “My Left Ventricle”) me he tropezado con este mural: Bolardos en Flickr. Ay, la internet.

Estás viendo los posts de December, 2007.