denegro.com

El valor del vaso de agua

December 28th, 2006 13 comentarios

En los bares, me gusta desayunar un café solo, una porra y un vaso de agua. A veces, según la hora, el bar, el día o la pinta de lo que toma el de al lado, cambio la porra por una barrita con tomate o un pincho de tortilla.

Café, porra y vaso de agua

Con los años, he ido observando cómo, con cierta asiduidad, la persona que me atiende se olvida de traer el vaso de agua. Cuando yo trabajaba poniendo cafés, había veces que tenía que recordar un montón de ellos, y los apilaba en mi cabeza en el mismo orden que me los habían pedido, pero a la vez con cierto sentido para sacarlos lo antes posible y no olvidarme de ninguno. Entonces, con una mnemotecnia improvisada y casi involuntaria, y tal vez también en busca de algo de diversión, los cafés adquirían personalidad, y los capuchinos, expressos y hot chocolates hacían, en orden y pacientemente, su cola mental.

Supongo que por culpa de estos recuerdos, cada vez que se olvidan de traerme el vaso de agua no puedo evitar preguntarme qué proceso mental hace que el agua se esfume de la cabeza del camarero, mientras el café y la porra siguen en la cola hasta que llega su turno.

Ante la posibilidad de que fuera su posición en el pedido lo que varía la importancia de un ítem, he ensayado con combinaciones diferentes: un café, un vaso de agua y una porra, por favor, por favor, un vaso de agua, una porra y un café. Nada: el olvidado era siempre el mismo.

Como los 3 ítems que componen el desayuno no parecen tener importancia intrínseca y, la verdad, cuando estoy recién levantado me apetece bastante más beber un vaso de agua que masticar una porra, he llegado a la conclusión de que la diferencia está en la gratuidad del vaso de agua: “Estamos aquí para vender cafés, y luego además, si lo piden un par de veces, regalamos vasos de agua”. Algo así.

En 2004 escribí a Joshua Schachter, creador de del.icio.us preguntándole por qué no se podían guardar bookmarklets en su aplicación. Por si no lo sabes, del.icio.us es gratis y ha cambiado la forma en que la gente guarda sus favoritos (también ha cambiado la forma de compartirlos y está cambiando la forma en que muchos buscamos por la red). El tipo, que debía de recibir unos siete mil millones de correos al día, me contestó amablemente explicándome que estaba trabajando en ello, qué le preocupaba de la posibilidad de guardar bookmarklets, etc.

El mismo año, escribí otro email al contacto de ticktackticket.com, incluyendo una captura de pantalla con la cosa horrible que salía en mi navegador al entrar en su web, informándoles de que no podía gastarme dinero en ellos desde Firefox (por si no lo sabes, tick tack ticket cobra unos 2.5 euros por cada entrada que vende). Nunca me contestaron.

Web 2 punto amor

Hoy se pueden guardar -aunque no compartir- bookmarklets en del.icio.us y ticktackticket.com se puede usar con Firefox. Vuelvo siempre que puedo a del.icio.us, y evito, aunque es difícil, comprar en ticktackticket. También desayuno de mejor gana en los bares en que recuerdan mi vaso de agua.

Esta analogía, imprecisa como la que más, me sirve para ilustrar dos experiencias (una offline y otra online) que me producen la misma sensación, provocada en ambos casos por la falta de lo que a partir de ahora voy a llamar vaso de agua, ea.

¡Y claro que tiene que ver con la web 2 punto amor!

  • Martuki

    Ummmm interesante comparación.(qué horror, no sé si podré acabar el comentario con los ojos abiertos). ¿Comic sans + 28 de diciembre? (imagino y espero que sea ese el motivo!)

  • Tengo el mismo problema, soy aficionado a desayunar fuera y suelo desayunar algo similar. Mi solución es distinta, consiste en asumir que se van a olvidar y que voy a tener que insistir, por eso prefiero pedirlo al comienzo, algo así: “por favor, podría traerme un vaso de agua, es que tengo sed y no quiero tomar el café antes del agua, el vaso de agua es importante, y a la vez por favor me trae un café y unos churros”. Si dedicas el 80% del tiempo a hablar del vaso y además le das un porqué, la probabilidad de que se olvide cade de un 95% a menos de un 10%.

  • Madre del amor hermoso, comic sans, jajaja. Mi caja de ahorros la utiliza en la interfaz de sus cajeros y cada vez que saco pasta suspiro de desesperación.

    A mi también me pasa lo del vaso de agua, por eso es importante tener una red de cafés confiables. De todas formas cuando voy a alguno desconocido, suelo pedir el café, el croissant y cuando me lo están sacando le pido “por favor me pones un vaso de agua”, hay veces que suelo sacar la cartera mientras tanto, para que vea que le quiero pagar ya y que solo me falta el vaso de agua. Suele funcionar, porque en ese microinstante me está atendiendo sólo a mi.

    Lo que me suele salir mal es pedir algo en una barra atestada de gente, se me cuela todo el mundo, creo que es porque no logro llamar la atención del camarero, me ganan los que fritan más, los que ocupan más, los más llamativos…

  • Laurari

    guíñales un ojo alber, ¡guíñales un ojo!
    😉

  • 😉

    Veo que no soy el único. Busco, también, maneras de planificar el vaso de agua en cada proyecto. Creo que es muy importante.

  • zoolander

    Aún a riesgo de ser odiado para siempre por el camarero, yo suelo pedir el vaso de agua cuando me sirven el último de los items, como si se me hubiese olvidado y empezando la frase por “ah, perdone”. Pero vamos, que sí, ques la hostia. Be olvidadadizo, my friend.

  • zoolander

    Ah, y perdón que se me olvidaba. Demostrado queda (entre otras cosas por tu foto) que no existe el concepto “plato para porra”. Se sale.

  • Jajajaja, maldita sea, se te acaba de ocurrir el negocio del siglo!
    Diseñemos el plato-para-porra pero ya.

  • laurari

    *me acordé de tí esta tarde…

    en las chocolaterías valor -ojo al dato-
    te ponen dos vasos de agua
    por cada dos tazas de chocolate caliente
    y ración de churroporras que pidas.

    hay que ver. y así, sin decir ni mu.

  • laurari

    …de lo que se deduce
    que, con cada visita, el vaso de agua va incluído.

    qué valor!

  • laurari

    ahh!
    y el plato-para-porra te lo ponen tb.

    aunque ya te digo que puede que se trate del
    plato-para-churroporras
    .
    .
    .

  • laurari

    …he venido a actualizar esto

    en sevilla, con cada café, te traen un vaso de agua a la mesa,
    siempre y sin pedirlo, tan vital como la cucharilla 🙂

  • Pingback: tripso.com | Bucking Starbucks in Spain()