denegro.com

De tipografías web

June 20th, 2006 3 comentarios

Håkon Wium Lie, CTO de Opera, acaba de publicar un artículo sobre lo que él llama “el monopolio olvidado de Microsoft“: las tipografías web.

Es interesante y llama a la reflexión, porque se trata de un tema sobre el que existe un estancamiento y conformismo inédito en la red: la situación ha cambiado poco desde 1996.

Pero es que desde 2002, cuando Microsoft cerró el programa “Core fonts for the Web“, no ha cambiado nada. Diseñadores usuarios de Windows, Mac y Linux se limitan a utilizar el puñado de tipografías disponibles sin rechistar.

Las excepciones pasan, de momento, por técnicas de reemplazo de textos, como el sIFR que uso para los titulares de este blog. Pero, como bien explica Kemie Guaida en su artículo de diseñorama, todas tienen sus inconvenientes, y yo no las recomiendo para sitios o aplicaciones web complejas (RIAs).

El caso es que leyendo el susodicho artículo me ha sorprendido esta parte de la especificación CSS que había pasado por alto:

In order to use Web fonts, browsers must be modified to start looking for TrueType files outside of the local machine. CSS2 style sheets can already refer to Web fonts, so there’s no need for a new standard.

Efectivamente, este trocito de código puede cambiar la forma en que la web llega a nuestros ojos:

<STYLE TYPE="text/css" MEDIA="screen, print">
@font-face {
font-family: "Robson Celtic";
src: url("http://site/fonts/rob-celt")
}
H1 { font-family: "Robson Celtic", serif }
</STYLE>

Con la extensión de las conexiones de banda ancha y los ordenadores potentes, descargar e instalar fuentes de 100 ó 200 Kb no parece descabellado, y supondría un cambio radical.

Beneficios para todos menos, quizás, el monopolista. El modo de trabajar de Microsoft no da grandes esperanzas sobre un soporte de fuentes remotas a corto plazo (su próximo navegador, anticuado antes de nacer, no da soporte a CSS2, estándar desde 1998). Pero a lo mejor si los usuarios de Opera, Safari y Firefox pudiésemos empezar a disfrutar de Una Nueva Web, el gigante se pondría las pilas.